Calendario editorial: qué es y por qué tu blog lo necesita

Qué es el calendario editorial y por qué tu blog lo necesita

¿Qué vas a encontrar aquí?

Crear contenido para tu blog es una de las tareas de tu negocio que pueden hacerse más pesadas… salvo que trabajes con un calendario editorial.

¿Cuántas veces has abierto un documento en tu ordenador, te has puesto delante y te has pasado horas sin saber qué escribir?

La mayoría de ellas te desesperas y acabas levantándote de la silla, frustrada porque no has completado ese bloque que incluyes en tu agenda semana tras semana o, en el mejor de los casos, con un texto que no te gusta y en el que no confías.

Para evitar esto necesitas crear un calendario que te ayude a planificar tu trabajo y a saber qué tienes que escribir en tu blog en cada momento.

 

¿Qué es el calendario editorial?

El calendario editorial no es más que un documento o una herramienta que te permiten planificar los contenidos que vas a compartir con tu audiencia, de forma que puedas asegurarte de estar cumpliendo con la estrategia que has trazado para cumplir tus objetivos de visibilidad, autoridad, creación de comunidad

Puedes crear un calendario editorial para tu blog, pero también para tus redes sociales, tu email marketing… e integrar en él todo el contenido que quieres crear para tu negocio, de forma que puedas tenerlo presente a simple vista y comprobar si está alineado con tus objetivos de marketing y con las acciones que vas a llevar a cabo en tu día a día para conseguirlos.

El calendario editorial es una herramienta indispensable para organizar los detalles que necesitamos tener en cuenta a la hora de publicar los artículos de nuestro blog y, de esta forma, poder organizar nuestro trabajo y alcanzar nuestros objetivos de marketing y comunicación.

Lo habitual es asignar una fecha concreta a cada publicación, pero en ocasiones se obvia este paso, de forma que puedas intercalar contenidos en los que la actualidad manda, como noticias importantes que acaban de producirse, eventos, entrevistas que has conseguido y que, en un principio no tenías planificadas, o para dejar espacio a la improvisación.

Pero hay que tener en cuenta que improvisar en tu blog no significa escribir sobre cualquier cosa que se te pueda venir a la cabeza, sino poder darte permiso para cambiar un artículo por otro en un momento dado, porque te has dado cuenta de que te viene mejor, o poder incluir un contenido que se te ha ocurrido casi en el último momento y que sabes que a tu público le va a resultar muy interesante.

Desarrollar un calendario editorial te permite establecer un flujo de trabajo que puedes replicar una y otra vez y que te ayuda a sistematizar todo el proceso de creación de tus contenidos. Así, cuanto más escribas, verás que te resulta más fácil volver a empezar y publicar un artículo nuevo (y también podrás ponérselo fácil a tus colaboradores cuando decidas delegar esta tarea).

Pero, ¿es esta la única ventaja de invertir un poquito de tu tiempo en crear este documento?

 

¿Por qué necesitas un calendario editorial para tu blog?

Un calendario es mucho más que asentar unos temas en una parrilla y ponerles una fecha.

Crear un calendario editorial supone revisar tu estrategia de contenidos, poner foco en qué objetivos tienes a nivel de negocio y apoyarlos con acciones que te ayuden a conseguir metas de visibilidad, posicionamiento, autoridad y conversión, de forma que, cada día, te acerques un poquito más hasta esos grandes hitos que has marcado para tu año.

Y en este sentido, trabajar el contenido de tu blog utilizando un calendario editorial tiene muchas ventajas: 

 

  • Te ayuda a conseguir una producción de contenidos equilibrada y coherente con tu mensaje, con tus valores y con tus objetivos. Crear un calendario editorial te permite encontrar el equilibrio entre tus intereses y las necesidades de tus lectores, entre el tiempo que tienes disponible, las soluciones que puedes aportar a tu público y los problemas que ellos necesitan resolver.
  • Puedes descubrir y agrupar tareas similares que luego puedes llevar a cabo juntas y, así, optimizar tu tiempo de trabajo. Con la práctica, esto te permite liberar huecos en tu agenda para dedicarlos a crear nuevos productos y servicios… a cuidarte o a disfrutar de tu familia.
  • Vas tomando consciencia de lo que vas a publicar y de lo que ya has publicado, de forma que puedes preparar, de forma más efectiva, tus intervenciones en stories o tus publicaciones en redes sociales, con el objetivo de darles visibilidad a los artículos de tu blog.
  • Evitas tener que estar “inventando la rueda” cada semana, porque al asentar tu método de trabajo y todas las tareas y subtareas que necesitas llevar a cabo para publicar un artículo de tu blog, creas un proceso que vas realizando de forma cada vez más automática, sin tener que pararte a crearlo de nuevo cada vez que decidas escribir una publicación.
  • Es muy útil para definir en qué formatos vas a reciclar contenidos. Si añades a tu calendario editorial un campo en el que incluyas la url de cada artículo, o incluso su esquema, podrás ver qué partes puedes extraer y utilizarlas para crear vídeos, episodios de podcast, publicaciones de redes sociales, stories, infografías e incluso piezas como lead magnets, ebooks, guías, webinars…
  • De esta forma, con el tiempo, cada vez te resulta más fácil encontrar nuevas ideas para crear contenidos, ya que no tendrás que estar buscando temas nuevos siempre que necesites publicar un artículo, sino que podrás desarrollar ideas que ya habías tratado.
  • Pero también es más fácil que se te ocurran nuevas ideas cuanto más escribas, así que crear un calendario editorial para tu blog también te ayuda a desarrollar tu creatividad y multiplicar tus contenidos… nuevos.
  • Tener el contenido disponible a simple vista te ayuda también a evitar los contenidos duplicados. Es muy fácil que cuando entramos en la rueda del día a día y estamos creando contenidos de forma contínua, nos olvidemos de lo que hemos publicado anteriormente, así que es inevitable que terminemos duplicando artículos que ya están en nuestro blog. Sin embargo, el calendario editorial te permite consultar de forma rápida todo lo que ya has publicado y darte cuenta de esa circunstancia.
  •  Te obliga a crear una rutina de escritura que te ayuda a mantener la constancia. Cuando escribes un día sí y tres meses, no, cada artículo se te hace un mundo. Sin embargo, si cada semana tienes la costumbre de escribir un artículo, cada vez resulta más fácil empezar.
  • Te ayuda a combatir el síndrome de la hoja en blanco y a que cada vez te resulte más sencillo encontrar las palabras adecuadas para escribir de forma ágil y efectiva.
  • Y, además, te ayuda a reducir el estrés y te hace la vida más fácil, porque dejas de preocuparte sobre qué es lo que vas a escribir hoy.

 

Cómo crear el calendario editorial perfecto para tu negocio

Tengo que contarte un secreto… el calendario editorial perfecto no existe. 

O, mejor dicho, no existe un modelo de calendario editorial que sea perfecto para todos los negocios y que no tengas que adaptar al tuyo.

Pero esa es, también, una de las mayores ventajas de este documento… y buena parte de su magia: puedes adaptarlo a tus gustos y necesidades como quieras y hacerlo tan extenso o tan resumido como quieras.

Un calendario editorial sí tiene que contar con una información mínima para que la inversión de tiempo que vas a hacer a la hora de crearlo sea rentable. Entre los campos que debe incluir están: 

  • El título del contenido. Y yo te recomiendo que sea el título que después vas a utilizar a la hora de programar tu artículo en el blog, en lugar de un título genérico que solo de una idea del tema general. Por un lado, conseguirás enfocarte mucho mejor en los objetivos que quieres conseguir y en qué quieres contar, así que te será mucho más sencillo escribir un artículo que te guste. Pero, además, así no tendrás que invertir tiempo en crear el título perfecto cuando llegue la hora de maquetar el artículo en tu página web.
  • Autor. Para mí este campo es imprescindible solo cuando hay varias personas publicando en tu blog. Pueden ser colaboradores habituales, redactores de contenidos, o puedes hacer intercambio de post de invitados para conseguir más visibilidad y autoridad. Si en tu blog solo publicas tú, puedes saltarte este campo… al menos por ahora.
  • Fecha de publicación. A mí me gusta prescindir de este campo hasta que el artículo está publicado, de forma que me dejo espacio para poder improvisar. Sin embargo, si trabajas con un equipo de personas, es un campo imprescindible para poder tener claras las fechas límite de entrega de las partes que debe aportar cada uno. 
  • Estado de elaboración: planificado, en proceso, redactado, en revisión, publicado… Puedes añadir los que te ayuden a organizarte mejor o a distribuir el trabajo con tu equipo de colaboradores.
  • Palabras clave y enlaces que sea necesario incluir en el texto. Esto es muy importante porque te ayudará a trabajar el SEO y mejorar el posicionamiento de tus artículos. Y ya sabes que, cuanto más fácil se lo pongas a Google, más clientes potenciales llegarán hasta tu página web.
  • Formato. Es muy importante que tengas muy claro si vas a crear un vídeo para publicarlo en tu blog, si vas a añadir imágenes, infografías… para que puedas planificar el trabajo que tendrás que hacer después de redactar y antes de publicar.
  • Campos para añadir adjuntos y enlaces de medios, precisamente para poder volcar todo lo que has planificado en el campo anterior. Así tendrás reunidas en el mismo sitio todas las imágenes y vídeos que quieras incluir y evitarás el trabajo de tener que buscarlas a la hora de maquetar el artículo.
  • Vía de difusión. Se trata de tener claro no solo que vas a publicar el artículo en tu web, sino a través de qué medios vas a hablar de él una vez publicado. Aquí puedes incluir todas las redes sociales en las que quieres hacer publicaciones sobre tu artículo, así como foros, grupos o comunidades en las que vas a compartirlo.

Además puedes añadir campos adicionales que te ayudarán a ir mejorando tu proceso de trabajo día a día: 

 

  • Sinopsis: puedes escribir aquí el extracto que luego añadirás a tu artículo durante la maquetación en tu página web. Te servirá para tenerlo a mano y agilizar el proceso de publicación, pero también para poder consultar de forma muy ágil y en cualquier momento de qué trata tu artículo.
  • La URL con la que se va a publicar. Así puedes copiarla siempre que quieras compartir tu artículo, utilizarla para enlazarlo a otros artículos relacionados…
  • El objetivo de tu artículo: te puede ayudar a centrarte en qué escribir y cómo hacerlo a la hora de ponerte a redactar.
  • Las categorías a las que pertenece el artículo: te ayudará a clasificar el contenido y a filtrar, si en algún momento necesitas buscar las publicaciones de un tema determinado.

 

Herramientas para crear tu calendario editorial

Está muy bien saber qué información tienes que reflejar para poder planificar los artículos de tu blog de forma ágil y sencilla, pero ¿qué herramientas pueden ayudarte a hacerlo?

Aquí puedes complicarte todo lo que quieras, según tu nivel de conocimientos tecnológicos, lo que puedas invertir… tienes posibilidades para todos los gustos.

  • Una hoja de cálculo. Posiblemente es la forma más sencilla de crear tu calendario editorial. Además, tienes espacio casi ilimitado. Cada artículo ocupará una fila y los campos se distribuirán en columnas. Puedes utilizar Google Sheets para hacerlo y lo tendrás a mano desde cualquier dispositivo y a cualquier hora.
  • Un bloc de notas. Tan sencillo como abrir un titular para cada publicación e ir añadiendo debajo todos los datos que necesitas. Aunque su mayor desventaja es ser el medio menos visual de todos.
  • Herramientas de tareas como Trello o Asana. Mis favoritas. Para crear mis calendarios editoriales me gusta crear listas, bien por meses o bien por temáticas y, dentro, añadir una tarjeta para cada publicación. De esta forma puedo añadir todo lo que necesito de una forma muy visual.
  • También puedes encontrar plugins (de pago) que te ayudarán a crear tu calendario editorial directamente en WordPress y a añadir todo el contenido de tus entradas para publicarlas directamente.

 

Como puedes observar, crear un calendario editorial puede exigirte que te tomes algo de tiempo para pensar y planificar, pero una vez que empieces a ejecutarlo, comprobarás que la tarea de compartir contenidos en tu blog se hace muy sencilla y te ofrece grandes ventajas para tu negocio.

Además, si sientes que no es lo tuyo o no puedes tomarte el tiempo de crearlo, siempre puedes delegarlo y empezar a trabajar en tus artículos con la tranquilidad de que se adaptan perfectamente a tus objetivos.

¿Tú ya trabajas con esta herramienta?

comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para cumplir el RGPD debes confirmar que has leído y aceptas lo siguiente:
Para dejar un comentario es necesario rellenar el formulario. Te aviso de que es necesario recopilar tu nombre, tu correo electrónico y el contenido de tu comentario para poder responderte y hacer un seguimiento. Si necesitas más información, justo arriba tienes el enlace a mi Política de Privacidad, donde encontrarás toda la información sobre cómo trato tus datos.

Quizá te interese...
Ir arriba