Cuando Mamen encontró a Naza

Hace unas semanas dejamos a Mamen enfrascada en todo lo que no podía hacer con su tiempo porque su emprendimiento la abducía. ¿Quieres leer su historia? Pues sube aquí, que te llevo.⠀

A Mamen le urgía solucionar esta situación, y hoy te voy a contar la historia de cómo lo hizo.

Un buen día, en uno de esos ratos intentando hacer networking, Mamen se cruzó con una publicación que llamó su atención. Era un vídeo de una chica contando 5 tips para empezar a recuperar tiempo. “¡Ostras! ¿Y si funciona?” Aplicó los cinco tips. Sí, sí, todos y cada uno de ellos.  Silenció las notificaciones, limitó el número de tareas que se planificaba diariamente, estableció cuáles eran urgentes y cuáles importantes, y definió en cuáles era imprescindible su presencia. ⠀

Y aquí le entró el miedo. ¿Qué debía hacer? El caso es que la chica le había caído bien y había ganado algo de tiempo siguiendo sus consejos, pero… ⠀

Quizá podría apañárselas sola, como había hecho siempre. Al fin y al cabo esto funcionaba… 

Pero algo le decía que no podía funcionar ilimitadamente. Así que lo pensó una vez más.

Al final, ¿qué tenía que perder?

Sí, 30 minutos, en su día a día… uff… pero sopesó qué podría ganar si al menos algunas de esas tareas de su lista podía hacerlas esta chica y salía bien… y agendó una sesión de descubrimiento con ella.⠀

Y así fue como Mamen conoció a Naza. ⠀

Al final se decidió a probar. Un mes, poquitas horas. Y a ver qué pasaba…

Y cuando Naza se quiso dar cuenta, Mamen había podido cumplir su deseo de escaparse un fin de semana a la playa con su familia. Y Naza tuvo que montarse una playa casera.⠀

 

 

Ahora Mamen ha vuelto y viene cargada de nuevas ideas que está deseando poner en marcha para este otoño.⠀

Mamen fue muy valiente y se atrevió a dar el primer paso para empezar a crecer. Puso el pie en el siguiente escalón. Y estoy segura de que tú vas a llegar tan alto o incluso más que ella. Yo voy a ayudarte.

Así que si quieres que te eche una mano a conseguir todo lo que ha conseguido Mamen, es el momento de que tomes acción.

Da el paso ahora. Yo estoy deseando ayudarte a conseguir todo esto y mucho más.⠀⠀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado este post? Si es así, comparte, pero sobre todo, empieza a dar pasitos para recuperar tu libertad.

Te regalo los 30 minutos en los que haremos foco sobre las tareas que no tienes por qué hacer tú y planificaremos cómo puedo ayudarte. 

Regístrate ahora y reserva ya tu sesión de descubrimiento. ¿Hablamos?

[activecampaign form=7]
Ir arriba