¿Es caro contratar una asistente virtual?

  • ¿Tu negocio está creciendo? ¿El volumen de lectores en los últimos tiempos te obliga a pasar varias horas respondiendo mensajes, comentarios en tu blog, en tus redes sociales…? ¿Se han multiplicado las tareas administrativas a las que tienes que dedicar horas durante días?

Necesitas estar pendiente del correo electrónico, de tu web, de tus grupos de Facebook, Whatsapp, Telegram, de tu Fanpage, de Instagram, Linkedin… en modo 24/7.

Poco a poco vas notando que hay proyectos que se quedan aparcados, que no dedicas tu tiempo a hacer lo que de verdad te gusta, que estás dejando a un lado tu vida personal…

¡Estás a punto de morir de éxito!

Tienes que hacer algo, pero ¿el qué?

Te han hablado de que existen profesionales que pueden ayudarte con todas esas tareas que están empezando a asfixiarte.

¡Sí, una asistente virtual!

Lo cierto es que tu vida se simplificaría bastante si contases con una persona en el equipo… alguien que se implicase en tu negocio tanto como tú y que pudiera ayudarte a sacar adelante las montañas de trabajo que tienes pendientes.

Así que empiezas a mirar precios. Estás decidida a contratar una.

Pero te pones a hacer cuentas… y te mareas un poco porque parece que se te van a ir todos los ingresos volando.

¡Alto! No te amontones. Respira.

Vamos a darle una vuelta y verás que no sale tan caro como te parece a priori.

Coge papel y boli. Vamos a anotar todo lo que puede aportar a tu negocio una asistente virtual:

  • Tiempo: Para retomar proyectos que estaban empezando a coger polvo, para generar nuevo contenido de calidad (¡hay cientos de ideas bullendo en tu cabeza!) o tener más tiempo libre para estar con tu familia o tus amigos. ¿Cuánto hace que no te coges unas vacaciones de verdad? Sin preocuparte por el email o por las publicaciones que tienes que hacer en redes.
  • ¿Y si tus ingresos aumentasen?: Gracias a esos proyectos y al contenido de calidad que vas a poder crear, aumentarán tus suscriptores. Tener más espacio para crear supone nuevos productos o servicios y tener las tareas de backoffice cubiertas y algunos infoproductos automatizados, te ayudará a seguir creciendo. Además, puedes explorar el mundo del márketing de afiliados, tener mayor presencia y visibilidad en redes… 
  • ¿Y si pudieras atender a tus clientes con la misma calidad, pero más rápido?: Que haya una persona ocupándose del correo electrónico, de las redes sociales, de los grupos… la misma atención, pero mucho más ágil.
  • Nuevas ideas, nuevas herramientas, un soplo de aire fresco: Una persona que se implica en tu negocio como si fuera suya, supone dos cerebros ideando. El contacto continuo con otra persona te ayuda a abrir la mente. Seguramente te propondrá nuevas formas de gestionar, nuevos procedimientos, podrás utilizar nuevas herramientas con más facilidad para aprenderlas. 

Y ahora que sabes todo lo que puedes ganar, lo suyo es que rentabilices la inversión

Lo primero es planificar las tareas que quieres delegar: 

Hay tareas que sólo puedes hacer tú. De todas las demás (que son muchas), habrá tareas que tengas que realizar periódicamente y otras que sean puntuales. Pero no te quedes ahí, también hay tareas que puede que quieras delegar en un futuro. Permítete soñar un poco… 

Una vez que sepas qué tareas vas a delegar, lo ideal es que definas exhaustivamente el perfil de la persona que quieres contratar, para poder elegir a la persona correcta. 

Una vez que tengas claro cómo debe ser la persona que te ayude, define las habilidades que debe tener para realizar las tareas que necesitas y haz una previsión (realista) del tiempo medio que requieren. De esta forma podrás hacerte una idea aproximada de lo que necesitarás pagar.

También puedes calcular cuál es el coste que te supone realizar esas tareas. No sólo el precio por hora, sino también el coste de oportunidad que supone el hacerlas tú, en tiempo, en preocupaciones… 

Ten en cuenta que muchas asistentes pueden ofrecerte paquetes de horas o servicios cerrados. Es posible que no necesites contratar a alguien a tiempo completo (o si, depende de lo que necesites delegar), pero si tuvieras que hacerlo, la inversión posiblemente no sea la misma que si tuvieras que calcularla por horas.

Pero tampoco es lo mismo la inversión cuando contratas tareas con plazos “relajados”, que cuando lo haces con tareas que necesitas tener realizadas con urgencia. 

Pero sobre todo, no debes ver esto como un gasto, sino como una inversión. Te aseguro que merece la pena.

Delegar, y hacerlo con la persona adecuada es un valor incalculable para ti y para tu negocio. Puede suponer la diferencia entre que tu negocio crezca o no.

¿Te has planteado contratar una asistente virtual? ¿Qué te está frenando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado este post? Si es así, comparte, pero sobre todo, empieza a dar pasitos para recuperar tu libertad.

Te regalo los 30 minutos en los que haremos foco sobre las tareas que no tienes por qué hacer tú y planificaremos cómo puedo ayudarte. 

Regístrate ahora y reserva ya tu sesión de descubrimiento. ¿Hablamos?

[activecampaign form=7]
Ir arriba