¿Quieres saber por qué es tan importante que tus imágenes sean coherentes con tu mensaje?

¿Vale publicar cualquier imagen y cualquier texto?

 

Hay mucha gente que lo hace, sí. Y hay gente que tiene muy buen resultado. También.

 

Pero en general es gente que ya tiene una comunidad muy consolidada, muchísimos años y cuentas potentísimas, tanto en redes sociales, en blog…

 

Lo cierto es que si de verdad te preocupa tu comunicación lo suyo es que te asegures de que las imágenes que utilizas en tu negocio apoyan, o al menos lo intentan, tu mensaje.

 

Te voy a contar una historia

Hace poco tiempo (un par de meses, quizá), una compañera empresaria me enseñó la campaña de Facebook Ads que le había saltado en su muro.

 

El mensaje era algo así como genera tus primeros 100 clientes en 10 días con una inversión muy pequeña (algo parecido).

 

Bueno, un anuncio de facebook normal y corriente, puedes pensar, ¿no?

 

Pues no, el meollo del asunto es que aquel anuncio tenía una particularidad: la imagen.

 

Te cuento cómo era. Pero vas a tener que fiarte de mi imaginación, porque te prometo que me he pasado varias horas buscando esa imagen y no he sido capaz de dar con ella. Y no me lo estoy inventando, eh. Es real, tanto la anécdota como la campaña. Y más real aún, la imagen.

 

Yo supongo que lo que querían era una imagen tal que así:

Un emprendedor, relajado, que trabaja desde cualquier lugar y está feliz porque tiene un sistema automatizado que le permite dedicarse a crear mientras los clientes van llegando.

 

Pero lo que publicaron distaba mucho de esta idea (o a muchas personas nos hizo pensar en otra cosa bien diferente). Se trataba de una imagen oscura, con un hombre, con el pecho descubierto, metido en la cama, tapado hasta la cintura, con el ordenador sobre las rodillas, a oscuras, iluminado solo por la luz de la pantalla del portátil una mano oculta y la otra en la cabeza, con cara de… bueno, la cara daba lugar a muchas interpretaciones.

 

Aquí entre tú y yo, cada uno puede usar las imágenes que le de la gana, siempre que lo haga dentro de la legalidad.

Y conste que creo que el fallo no está tanto en quien eligió la imagen tanto como en quien pasó la información de lo que se necesitaba y en quien validó la imagen. Creo que al final esto es un fallo a la hora de transmitir la información necesaria para hacer el trabajo.

 

Pero cuando la vi, lo primero que pensé es ¡uffff, no me fastidies!” y lo segundo “cuántas personas habrán pasado de largo este anuncio solo porque la foto los haya echado para atrás…”

Sin duda el anuncio tuvo muy buenos resultados, pero yo sigo preguntándome lo que habría podido conseguir con una imagen que fuera coherente con el mensaje que estaba transmitiendo el anuncio.

 

Aunque, bien pensado… igual me equivoqué y lo que había dentro del anuncio casaba a la perfección con lo que yo estaba entendiendo en la imagen.

 

En fin, sea como fuere, me quedo con una reflexión: 

Sí, puedes utilizar carteles con texto fotos tuyas o imágenes de banco, claro que sí, pero procura seleccionar las que “pegan”.⁣

 

Si eliges una foto maravillosa en la que tienes una expresión muy seria y el mensaje que intentas transmitir es de dulzura, delicadeza… posiblemente tu público se sienta confuso porque las emociones que les genera la imagen son muy diferentes a las que les genera el texto. ⁣

Pero si tu texto quiere darle al público la idea de que es posible vivir de lo que más te gusta hacer y lo acompañas de una imagen en la que transmites plenitud, pasión y una sonrisa radiante, estarás reforzando lo que quieres que se quede en la mente de tu lector. ⁣

Puedes seleccionar las imágenes en función de tus objetivos y escribir tus textos pensando en ellas, o escribir tus textos (lo que suelo hacer yo) y después elegir las imágenes pensando en reforzar lo que transmites.⁣

Pero eso sí, siempre piensa antes de elegirla, en la potencia que tiene una imagen a la hora de fijar en tu público el mensaje. Y si realmente está transmitiendo ese mensaje o uno muy diferente.

 

Porque te puede ir en ello mucho más de lo que esperabas.

 

Cuéntame en comentarios: ¿qué tipo de imágenes sueles elegir para tu comunicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba