¿Qué es lo más importante en tu página web?

Para crear una web que impacte y dirija a tus visitantes a realizar las acciones que deseas, debes tener claro cuáles tienen que ser los elementos más importantes.

 

¿El “sobre mí”?, ¿los servicios?, ¿tener los precios a la vista u ocultos?, ¿que sea bonita?, ¿que siga todas las tendencias?

 

En realidad lo más importante de tu web es la estrategia. 

¿Y cómo se hace la estrategia?

Lo primero es partir del conocimiento profundo de tu negocio:

Tu cliente, los servicios que prestas, cómo quieres hacer tu trabajo, cómo vas a prestar esos servicios, cómo va a llegar tu público hasta ellos…

 

Por eso no es lo mismo una tienda online que la página web de un negocio de psicoterapia, por ejemplo.

 

¿Qué experiencia desearían tener tus posibles clientes? ¿Les gusta que les hables de temas relacionados con tu negocio?, ¿qué es lo que más les gusta leer?

 

Una vez que conoces a fondo todo lo que rodea a tu negocio y a tu cliente es hora de planificar qué secciones vas a incluir y en qué orden van a aparecer en tu página web. Ahora es el momento de decidir qué importancia va a tener cada una de ellas y cómo vamos a expresarla. 

¿Una página de ventas para cada servicio?, ¿una academia? 

¿Vas a utilizar el email marketing con tus seguidores? ¿Crees que sería efectivo hablarles de ti, enviarles ventajas exclusivas? ¿Qué les vas a regalar cuando te den su dirección de email?, ¿qué importancia va a tener el formulario, cuándo y cómo debe aparecer?

 

Estas preguntas te ayudarán a decidir qué información debes incluir en tu página web y cómo hacerlo. Incluso serán de gran ayuda a la hora de redactar los textos.

 

¿Y la estética? ¿qué importancia tiene?

Pues aquí tengo que ser un poco críptica: la estética es muy importante en tu web, pero no es lo más prioritario. 

 

Y antes de que alguien piense en crucificarme, me explico: Está claro que si tu web no es atractiva y llamativa te va a costar más impactar, pero una web preciosa sin estrategia tampoco te va a servir de mucho. 

Un escaparate que tienes siempre tapado no cumple demasiado bien su función, ¿no? La estrategia es todo el trabajo que hay detrás para mostrar tu escaparate al mundo, y dentro de ella está que su diseño sea atractivo.

 

Así que ya sabes: atractivo, pero con cabeza. Como decían hace algunos años en un spot de televisión: “la potencia sin control no sirve de nada”. Pues aquí, igual.

 

 

 

Entonces, para que sea muy atractiva, que siga todas las tendencias, ¿no?

Ahora te voy a contar una historia que está basada en hechos reales:

 

Me han pedido alguna web que tuviera mucho movimiento, elementos asimétricos, la tipografía de moda y mucho mucho vídeo. Mucho de todo. Muy moderno y dinámico.

 

¿Sabes qué pasó?

Pues primero, que ninguna propuesta convencía al cliente. No estaba pensado para el público que debía llegar a esa web. Pero además aquello era, como se dice en arte, “horror vacui”: era meter de todo para demostrar que sigue la moda… y resultaba agobiante.

 

Con las tendencias pasa igual que con la estética: es importante, transmite la idea de que te actualizas y estás al dia, pero como dicen en mi pueblo, lo poco, gusta y lo mucho, cansa.

El dinamismo no tienes por qué conseguirlo llenando todo de elementos que se muevan. ¿Recuerdas el mareo de las páginas webs de hace 10-15 años que tenían elementos brillantes, gifs y cosas que se movían por todas partes? Pues eso.

 

Esto es como cuando pretendes ir a la moda y te colocas todas y cada una de las tendencias que han salido en la pasarela. Al final lo único que consigues es parecer un árbol de navidad de los 70.

 

Mi consejo es moderación ante todo. Menos es más y la prioridad es la estrategia. Que tu página web esté pensada para que tu público llegue a donde tú quieres que vaya.

 

Cuéntame: ¿cómo de importante es la estrategia en tu web hoy en día? ¿Le darías una vuelta para mejorarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba