Los beneficios de tener una web con una sola página

Si has leído mi último post (aquí) puede que te hayas quedado pensando algo tal que así: mira, Naza… es que si una web de solo una página fuera tan guay, nadie las haría más grandes… 

Pero es que una web con  solo una página está pensada para un objetivo muy concreto y tiene unos beneficios muy concretos.

 

Piensa en los objetivos que te has marcado para este año. ¿Son los mismos que te marcarás para el año que viene? Posiblemente no. Seguramente cuando empieces a planificar 2021 habrás conseguido muchos de tus objetivos actuales y te propongas otros mayores.

 

Si acabas de lanzarte al emprendimiento o si tenías un negocio físico que estás reconvirtiendo al online, seguramente un objetivo prioritario sea darte a conocer, aumentar tu visibilidad, tu alcance, hacer crecer tu número de suscriptores, crear una comunidad… Precisamente ese es el objetivo principal que persigue una web que se compone solo de una única página.

 

Este tipo de sitios tienen la ventaja de que te permiten mostrarles a tus clientes potenciales tu negocio y les dan la oportunidad de descubrirte y contactar contigo sin que tengas la necesidad de estar compitiendo con la publicación de al lado, como ocurre en las redes sociales y sin las distracciones que puede ocasionar tener un montón de contenido: que si ahora me voy a este servicio, luego no me acuerdo de dónde estaba, voy a ver este precio, me salgo… 

 

Como te decía, cuando lanzas tu negocio, uno de tus objetivos es entablar una conversación con tu público, empezar a construir una relación de confianza con tus clientes potenciales. Y tener una web te ayuda en esa tarea.

 

¿Te cuento un secreto? Es muy raro que yo compre sin visitar primero la web de la persona a la que le compro.

 

Si tengo mucha confianza contigo, no iré, pero si acabo de conocerte por primera vez y no tienes web… mucho muchísimo tiene que entrarme por los ojos lo que haces.

Porque lo normal es que de entrada tu cliente desconfíe hasta que ve algo más tangible. Y ese algo más tangible es una web.

 

Si además de presentarte, decirle “eh, que soy real, que no te voy a timar”, se lleva un regalito de tu web, algo que le solucione un problema sencillo de forma rápida y fácil, te dejará sus datos para que tú puedas seguir cultivando vuestra relación. Y a lo mejor no te compra hoy, pero quizá lo haga dentro de unos meses.

 

¿Esto quiere decir que tienes que renunciar a tener un blog, una tienda o a darle un espacio propio a cada uno de tus servicios?

 

Para nada. Una web one-page, cuando la haces en WordPress se queda ya lista para seguir creciendo después, Y así, cuando necesites un blog, o una tienda, puedes seguir a partir de ese punto, no tienes que volver a empezar con una instalación y una creación desde cero.

 

Cuéntame: ¿Alguna vez te has planteado cuál es el objetivo que quieres cumplir teniendo una web?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba