Mi cliente perdió sus datos

Aquel día yo llevaba solo unos pocos meses en mi trabajo.

Aún estaba aprendiendo y sólo trababa las incidencias de una aplicación. Teóricamente aquello era muy fácil.
El proceso estaba perfectamente documentado, paso por paso. Lo había repetido unas 100 veces. Y esta no tenía por qué ser diferente.

Ejecuté los pasos uno por uno, con cierto nerviosismo, pero con seguridad. Y entonces, al comprobar el resultado… ¡no estaban! ¡los datos de mi cliente no estaban! El trabajo que había realizado durante las últimas semanas había desaparecido…

Él montó en cólera. Y yo aguanté el chaparrón al teléfono como pude. Tenía que haber fallado en algún punto, pero por más que recordaba y repasaba, no era capaz de encontrarlo.

Cuando colgué, asegurándole que intentaría hacer algo y me recompuse, empecé a remover Roma con Santiago.

Si yo había seguido el procedimiento y comprobado las copias de seguridad, no podía ocurrir esto.

Al menos necesitaba saber qué había hecho mal, así que me puse en contacto con los responsables de la aplicación.

¿Y a que no sabes qué?

Pues que cuando revisaron la base de datos, resultó que mi cliente no había salvado los datos de aquellas semanas. Yo no había hecho nada mal.

Podría haberme quedado ahí, pero… no podía dejarle sin ayuda. No podía mirar para otro lado.

Así que hablé con él, le expliqué la situación, estuve con los responsables buscando soluciones debajo de las piedras… No recuerdo si finalmente se pudo recuperar algo de su trabajo, pero sí que él se sintió arropado y cuidado. Tanto que envió a todos mis superiores un correo de disculpa hablando de mi trabajo que me valió el paso a plantilla hace 11 años.

Así es como quiero trabajar contigo. Quizá haya problemas que no podamos resolver, pero lo que sí te puedo asegurar es que por mí no quedará para conseguirlo. Y que, en cualquier caso, tus clientes se sentirán como se sintió el mío. Cuidados.

Ahora te toca a ti: ¿Alguna vez te ha pasado algo similar con tus clientes? ¿Qué habrías hecho tú? ¿Me dejas un comentario para contarme?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado este post? Si es así, comparte, pero sobre todo, empieza a dar pasitos para recuperar tu libertad.

Te regalo los 30 minutos en los que haremos foco sobre las tareas que no tienes por qué hacer tú y planificaremos cómo puedo ayudarte. 

Regístrate ahora y reserva ya tu sesión de descubrimiento. ¿Hablamos?

[activecampaign form=7]
Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on skype
Share on reddit
Share on email
Ir arriba