Desmontando mitos: utilizar tu tipografía corporativa en todas partes

Ahora que ya has elegido tu tipografía con todos los consejos que te he dado aquí, llega la máxima que oirás una y otra vez:  tienes que utilizar las tipografías que has elegido en todo momento y en todo lugar para que todo el mundo la asocie contigo. 

 

Y ahora llego yo y te pregunto: ¿seguro?

Desmontemos otro mito.

De los creadores de no tienes que usar tus colores absolutamente para todo o tus colores no son tu branding llega ahora… Ojito con utilizar la misma tipografia en todas partes.

Ya sé que, verás, quien ha hecho tu logo ha invertido en una tipografía exclusiva y habrá que sacarle partido… sé que es toda una tentación.

Sé que has elegido tipografias súper molonas y estás deseando usarlas porque de verdad que son preciosas.

Pero no, te puedes caer con todo el equipo y que la inversión se convierta en un gasto horroroso.

Porque si tus textos no son legibles, cansan la vista del lector, o hacen que se agobie en cuanto se acerca un poco… ¿de qué te ha servido el esfuerzo y la inversión?

Tienes una tipografía súper exclusiva en un negocio vacío. Vamos, un hobby caro, como diría mi admirada Gehisy Hernández.

Antes de liarte la manta a la cabeza y ponerte a usar esa tipografía tan maravillosa a diestro y siniestro, para. Hazte unas cuantas preguntas, reflexiona y actúa en consecuencia.

 

🌿 ¿Para qué necesitas esa tipografía?

Piensa en el uso que le vas a dar. No es lo mismo usarla en tu logo, en los titulares, en el cuerpo de un texto de tu blog, en los carteles de tus redes sociales o en una publicación que va a ser impresa.

 

No puedes elegir la misma tipografía para tu blog que para un ebook que luego vas a convertir en un libro en papel. Ni puedes elegir la tipografía script maravillosa de tu logo para escribir los textos de tu web.

Si quieres que te lean, claro.

 

🌿 ¿Quién te va a leer? Sí, otra vez. Ya lo sé. Pero es que mira qué importancia tan grande tiene tu clienta ideal. ¿Cuál es su personalidad? ¿Qué le gusta leer? ¿Con qué se siente cómoda? 

 

Conocer  tu clienta a fondo te va a dar la clave para todos los aspectos de tu negocio: los temas sobre los que hablar, los elementos que te ayudarán a atraerla, el tono de debes emplear para comunicarte con ella y hasta podrás adaptar tus servicios para enamorar con ellos.

 

🌿 ¿Qué quieres comunicar?, ¿qué valores están presentes en tus textos? ¿qué tono comunicativo usas?, ¿qué emociones evocas?

 

¿Te imaginas el blog de una asesora de lactancia con una tipografía que evoque una película de terror? Su público potencial, las madres recientes que han decidido lactar, seguramente no se sientan muy atraídas, por mucho que les interese el contenido.

 

🌿 ¿Qué relación va a tener con el resto de elementos de tu identidad visual? ¿Es coherente con lo que transmiten tus colores, tu logo, tus carteles, tus imágenes?

 

🌿 ¿El producto donde la estás usando tiene una personalidad única y diferenciada? A lo mejor te conviene adaptar la tipografía en este caso. 

 

En definitiva, que como todo en lo que a diseño se refiere, la mejor opción es usar el sentido común y la coherencia. Nada es blanco o negro y la única máxima es que menos es más.

 

Así que si te chirría ese mantra de que tienes que aplicar a TODO (incluido el color de tus uñas) los elementos de tu identidad visual, enhorabuena, lo tienes clarísimo.

 

Sigue usando el sentido común y la coherencia, que los extremos no son buenos.

 

¿Qué tipografías utilizas en tus proyectos? ¿Son las mismas en todos?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba