¿Qué es una web one page?

¿Sabes qué es una web one page? ¿Qué elementos mínimos debe tener una web de una sola página? Te cuento qué hace a este tipo de páginas web tan apropiadas para negocios que están arrancando.

¿Qué vas a encontrar aquí?

Hay más webs que negocios. Esto es un hecho. Modelos infinitos de múltiples tipos.

 

Y quizá te parezca que para hacer la tuya lo único que necesitas es elegir una que te guste y listo…

 

El tema del diseño llegará más adelante, de momento vamos a hablar de lo que deberías plantearte a la hora de pensar en hacer tu web.

 

  1. Un objetivo: Aumentar tus suscripciones, invitar a tus visitantes a enviarte un mensaje o cerrar una venta…
  2. La cantidad de contenido que tienes: ¿publicas habitualmente en redes sociales y puedes reutilizar ese contenido para un blog? ¿Acabas de empezar y todavía no has compartido prácticamente nada?

Una web one page es un tipo de web que solo tiene una página. Y en muchas ocasiones tiene una cantidad de contenido limitada.

 

En realidad podrías meter todo el que quieras, pero lo suyo es que resulte un espacio limpio y ordenado y que ayude a que tus visitantes no se despisten saltando de un sitio a otro.

 

¡Cuidado! porque cuando tienes una cantidad considerable de contenido es posible que quien llegue a tu sitio web haga precisamente esto: ahora un artículo del blog, de ahí saltar a un servicio, de ahí a suscribirse, después visitar otro artículo… y mantenerlo navegando por tu web la mayor cantidad de tiempo posible.

 

Pero es un tipo de sitio web ideal para empezar a lanzarte cuando pones en marcha tu negocio porque te permite empezar con poco contenido y de forma muy rápida.

¿Qué elementos deberías incluir en tu web one page?

Sé que me repito, pero es que cuando estás empezando necesitas un espacio muy limpio y claro.

 

Al principio, cuando te lanzas a montar un negocio, te ves en la situación de que cuentas con el contenido justo y te agobia pensar cómo vas a llenar cinco páginas y a alimentar un blog.

 

Pero no es necesario que tengas todo desde el principio. Si quieres saber los elementos mínimos que necesitas, puedes empezar por aquí:

  1. Una propuesta de valor breve, concisa, en la que expliques de forma rápida cómo ayudas a tu cliente.
  2. Una lista de beneficios que va a obtener tu cliente al trabajar contigo: ¿qué va a conseguir?, ¿cómo se va a transformar su vida?, ¿cómo se va a sentir después de trabajar contigo?
  3. Háblale de ti, pero no te alargues demasiado: haz un elevator pitch con el que tus visitantes puedan saber a quién y cómo ayudas y se puedan sentir identificados contigo.
  4. Tu servicio principal: cuéntale a tus visitantes qué tienes para ellos y ofréceles un botón desde el que puedan contratarte o enviarte un mensaje.
  5. Por último, invítales a continuar cultivando vuestra recién estrenada relación: incluye un formulario de contacto desde donde tus visitantes puedan escribirte o uno de suscripción donde puedan dejarte sus datos para que sigas enviándoles contenido de valor.

Ahora, cuéntame: ¿te has sentido perdida a la hora de decidir cómo diseñar tu web?, ¿has tenido en cuenta estos objetivos y elementos para planificar la tuya?, ¿te gustaría que lo hagamos juntas?

 

Si quieres que te ayude a tener tu propia web one page, te propongo que le eches un vistazo a Preparadas, listas… ¡WEB!. ¿Hablamos?

comparte si te ha gustado
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba